La guerra de las patentes llega a los pequeños programadores

Síguenos

Lodsys

Recientemente en la prensa nacional se ha publicado una noticia sobre patentes de software que nos puede afectar directamente como programadores. En este caso el programador en cuestión recibió por correo una carta en la que se le acusaba de infringir cuatro patentes de la empresa Lodsys que caducaban en el 2027. Todo surgió a partir de la publicación de una aplicación para Android ofrecida gratuitamente a través de su market.

Florian Mueller, analista de propiedad intelectual ha comentado que la compañía “está intentando abusar del sistema de patentes de una forma que podría en última instancia destruir la economía de las aplicaciones móviles en su totalidad”. Al parecer, el caso no es el único sino que existen más personas que les ha pasado esto mismo.

De momento, Lodsys no ha llegado a ninguna demanda formal sino unicamente a enviar amenazas. La empresa en cuestión, en una segunda carta solicita un acuerdo comercial en el que se quedarían con un porcentaje de las ventas que se consigan en EEUU .

Según comenta la noticia, el periodico ha intentado ponerse en contacto con Apple y Google para conocer su opinión del asunto pero las respuestas, si no son nulas, son escuetas indicando que “cada uno haga lo que crea oportuno con este tipo de amenazas”. No es que sea responsabilidad de Apple y Google el que haya empresas como Lodsys pero si tienen una cantidad grande de aplicaciones de multitud de desarrolladores independientes.

En mi opinión, las patentes , ya sean de software como de hardware, permiten a las grandes multinacionales tener una ventaja en el mercado sobre las pequeñas empresas o programadores independientes. Una gran empresa multinacional tiene dinero suficiente como para patentar multitud de ideas en diferentes continentes. No hace falta tener conocimientos técnicos para realizarlo, solo dinero.

Una pequeña empresa solo puede obtener el dinero desarrollando productos y venderlos, y en ocasiones se avanzan sobre la marcha sin que llegue a un estado acabado. En esos casos, en estas empresas no se puede disponer del dinero para patentar el producto, ni mucho menos en diferentes paises.

Otras veces, el problema está en lo que se patenta. Conseguir una patente siendo generalista y sin llegar a concretar nada es más util que una patente detallada en conceptos y planos. Recuerdo una frase de James Gosling en la que comentó que comentaba que en su departamento jugaban a ver a quién le aceptaban la patente más absurda.

Por ello, el problema de las patentes está en darles más importancia de la que tienen, similar a si se hubiese robado algo. Las patentes deben potenciar la innovación y la innovación debe ser algo que se desarrolla y deja desarrollar. El caso de Lodsys no tiene nada que ver con la innovación, sino con el oportunismo. Las patentes: una nueva forma de que mande don dinero. Me gustaría que el sistema de patentes se replantease, pero por lo que parece, solo acaba de empezar.

Vía | El mundo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios