Compartir
Publicidad

Huevos de pascua en el software, algunos de los más divertidos

Huevos de pascua en el software, algunos de los más divertidos
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Busca Zerg rush en Google y mata tantos zerlings como puedas

Trabajar en la industria del software suele ser sinónimo de tiempos de entrega ajustados, horas extras, entregas parciales al cliente para que vea alguna parte de la funcionalidad y mantenerlo callado, etc. Sin embargo, hay quien tiene la suerte de trabajar para una megacorporación donde no sólo las cosas se terminan a tiempo con el 100% de los requisitos cubiertos, sino que además se permite el lujo de introducir funcionalidades no pedidas, bastante divertidas y medianamente difíciles de descubrir.

Se trata de los huevos de pascua, un pequeño regalo virtual que los creadores del software nos hacen a los usuarios, ya sea para entretenernos o para presumir de sus cualidades. El primero conocido data de 1979, del videojuego Adventure para Atari 2600, y consistía en un píxel del mismo color del fondo, que podía llevarse hasta una pared para hacerla desaparecer y acceder a una sala donde se leía «Created by Warren Robinett».

La idea cuajó y hoy día es rara la gran compañía que no cuenta con un largo historial de huevos de pascua, como lo siguientes.

Google, un generador incansable de huevos de pascua

La compañía de Mountain View tiene en su haber un gran listado de pequeños guiños al usuario. Desde sus famosos Doodles, que modifican su logo en referencia a las efemérides del día, hasta las bromas cuando se realizan determinadas búsquedas.

El más reciente se desencadena al buscar zerg rush, lo que en un claro homenaje a Starcraft provoca la aparición de decenas de O amarillas y rojas que devoran los resultados obtenidos como si de una horda de zerlings se trataran. Sin embargo, hay muchos más:

Además, como Google no suele dar puntada sin hilo, muchos de estos huevos de pascua le sirven para invitar a los usuarios de navegadores antiguos (especialmente de Internet Explorer) a pasarse a Chrome o a cualquier otro navegador moderno donde las animaciones sí funcionen correctamente.

Los portentos de Office

Office 97 trajo dos elementos cruciales en la historia del software de ofimática: los odiosos asistentes liderados por Clippo, y los juegos ocultos dentro los programas de la suite.

La forma de obtenerlos quizá no era la más sencilla del mundo: escribir “blue”, ponerlo en negrita, cambiar el color del texto a azul, irte al menú ayuda, Acerca de… y hacer doble clic en el icono dibujado no es algo precisamente intuitivo, y a menudo uno fallaba en el orden de los pasos y tenía que empezar de nuevo. Pero el premio merecía la pena: ¡un pinball oculto dentro del Word!

No fue el primero, el último, ni el mejor huevo de pascua ofrecido por Microsoft, pero quizá el más memorable por el momento en que llegó y el juego que daba. Otros de los más recordados son el simulador de vuelo espacial en el Excel 97, la versión ASCII del Space Invaders en Word 99, el muro de las almas torturadas en Excel 95 o el juego de coches en 3D Dev Hunter del Office 2000.

Y por supuesto, OpenOffice no podía quedarse atrás en su pelea por ser un buen sustituto del Office de Microsoft, e introduciendo =game("StarWars") en una celda de Calc se podía acceder a una rudimentaria versión del Space Invaders.

Anna, la asistente de IKEA que contesta a casi todo


Pregúntale barbaridades a la asistente de IKEA

A veces un buen huevo de pascua no sólo supone diversión, sino más visitas y con mejor calidad del servicio dado. Sin duda esto es algo que debieron tener muy en cuenta en IKEA al crear a su asistente virtual, Anna, ya que aparte de contestar a todas las preguntas sobre muebles que se le haga, está preparada para responder brillantemente a todas esas burradas que nos da por escribir cuando nos dan vía libre. He aquí algunos ejemplos:

  • Has dicho: Quiero acostarme contigo
  • Anna ha dicho: No puedo hacer nada de eso contigo, pero te puedo mostrar nuestra sección de dormitorios para tu inspiración.
  • Has dicho: Vamos a echar un polvo
  • Anna ha dicho: Es evidente que no puedo hacer nada de eso contigo, pero si tienes intención de invitar a alguien a tu casa ¡procura que la iluminación sea muy romántica!
  • Has dicho: ¿Quieres salir conmigo?
  • Anna ha dicho: Lo siento, pero no puedo salir de aquí, por lo que sólo puedes verme a través de la pantalla.
  • Has dicho: Enséñame las tetas
  • Anna ha dicho: Mis creadores no permiten que muestre mi cuerpo.
  • Has dicho: Quiero f***arte
  • Anna ha dicho: Creo que necesitas tomarte una ducha fría. En esta página encontrarás todo lo que necesitas.
  • Has dicho: Muérete
  • Anna ha dicho: Por favor, no te enfades y pregúntame algo relacionado con IKEA.

Una sabia manera de mantener al visitante en la página, con una actitud positiva e incluso ofreciéndole más información (lo de llevarte a los accesorios de ducha al hablar de fo… es sencillamente brillante).

Aptitude y el premio a la insistencia

Quien haya usado una distribución Linux que utilice paquetes .deb, seguramente estará habituado a herramientas como apt-get o aptitude. La primera de ellas introdujo un simple huevo de pascua consistente en una vaca hecha mediante ASCII-art al introducir apt-get moo. Esta sorpresa fue fácil de descubrir ya que el propio APT presumía de tener poderes de Super Vaca:

         (__) 
         (oo) 
   /------\/ 
  / |    ||   
 *  /\---/\ 
    ~~   ~~   
...."Have you mooed today?"...

En la misma línea, aptitude aseguraba no contener huevos de pascua, pero conforme se iban añadiendo -v al comando para intentar que el programa sea más prolijo en su respuesta, acabamos por obtener el premio deseado:

johnbo@genbetadev:~$aptitude moo
No hay ningún huevo de pascua en este programa.
johnbo@genbetadev:~$aptitude -v moo:
Realmente no hay ningún huevo de pascua en este programa.
johnbo@genbetadev:~$aptitude -vv moo:
¿No le he dicho ya que no hay ningún huevo de pascua en este programa?
johnbo@genbetadev:~$aptitude -vvv moo:
¡Deje de hacer eso!
johnbo@genbetadev:~$aptitude -vvvv moo:
Vale, vale, si le doy un huevo de pascua, ¿se irá?
johnbo@genbetadev:~$aptitude -vvvvv moo:
De acuerdo, usted gana.
                               /----\
                       -------/      \
                      /               \
                     /                |
   -----------------/                  --------\
   ----------------------------------------------
johnbo@genbetadev:~$aptitude -vvvvvv moo:
¿Qué es? Es un elefante que está siendo devorado por una serpiente, por supuesto.

El libro de Mozilla, la historia de la bestia

Si se escribe about:mozilla en la barra de direcciones del famoso navegador se encontrará con un texto con pinta de ser bastante apocalíptico, y que al menos en la última versión reza así:

Mammon se durmió. Y la bestia renació, propagándose por toda la Tierra, y sus seguidores fueron legión. Y proclamaron los nuevos tiempos y sacrificaron cosechas con fuego, con la astucia de los zorros. Y construyeron un nuevo mundo a su propia imagen como prometían las palabras sagradas, y la palabra de la bestia y sus crías. Mammon se despertó, y súbitamente no era más que un rezagado.

Inquietante, ¿verdad? En realidad se trata de una versión de aspecto bíblico de la historia del propio navegador, donde se llama Mammon a Microsoft (sí, en español suena aún más gracioso), la bestia es Netscape y la referencia a la astucia de los zorros se refiere a Firefox. Una historia que se puede leer completa en la wikipedia para entender el humor de la gente de Mozilla.

La tinta invisible del Paint

¿Quién nos iba a decir que un programa tan arcaico como el Microsoft Paint contendría un secreto? Un secreto doblemente oculto, pues nos servirá para escribir con tinta invisible y que nadie vea lo que dibujamos. Para ello hay que seleccionar la herramienta brocha y clicar a la derecha de la más pequeña de las brochas cuadradas, de modo que no se quede seleccionada ninguna. Si a continuación intentamos dibujar, no veremos nada y escucharemos el sonido de error de Windows. Sin embargo, sí que habremos dibujado con la tinta invisible, y la forma de hacerlo visible es escogiendo la mayor de las brochas cuadradas y arrastrándola por la zona dibujada.

Lo curioso es que cabe preguntarse, ¿y no habría sido mejor dedicar este empeño a dar más y mejores opciones al Paint en lugar de ocultar este huevo de pascua? ¿O como ya tenían cubiertos sus requisitos pudieron permitirse meter estos juegos?

A mí, en cualquier caso, como programador me da mucha envidia la gente que tiene el tiempo y los medios para dejar su huella en forma de guiño en el software que fabrica, y a día de hoy aún no he podido permitírmelo. ¿Y vosotros, habéis escondido alguna funcionalidad divertida en vuestro software? ¿Hay algún otro huevo de pascua memorable que creáis que falta en este artículo? Contádnoslo en los comentarios.

Más información y ejemplos | Easter Eggs
En Genbeta | Los más divertidos huevos de pascua en las búsquedas de Google
En VidaExtra | Diez de los mejores huevos de pascua de los videojuegos, según Achievement Hunter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos