Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

11 trucos para superar el proceso de selección y trabajar en una startup

11 trucos para superar el proceso de selección y trabajar en una startup
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Concurso

Ya sea porque acabas de terminar tu formación, porque has perdido tu trabajo o porque quieres dar un giro a tu vida, siempre termina llegando el momento de buscar trabajo. Quizás en una startup de base tecnológica. ¿Por qué no? Y claro, no son lo mismo los procesos de selección de las grandes empresas y consultoras que los de las startups, ya que tienen objetivos, estructuras y posibilidades bien distintas.

Por lo tanto, para ayudarte, vamos a darte unos cuantos consejos para superar estos procesos de selección y conseguir el trabajo de tus sueños. Estos consejos vienen tanto de nuestra cosecha como extraídos de interesantes conversaciones con los dos bandos: con alguien que contrata (Daniel Martos, Talent Acquisition Specialist de Scytl) y con alguien que ha sido recientemente contratado (Unai Esteibar, junior developer en Xing).

Tener buenas referencias

Quizás en un mundo 100% justo no debería ser así, pero lo cierto es que tener buenas referencias, e incluso ir recomendado por ex-compañeros, ex-jefes o profesores, es algo que puede ayudar mucho sea cual sea el tipo de empresa. En ello coinciden tanto Daniel (“Está más que demostrado que casi el 80% de las posiciones no se terminan publicando, por lo que contar con una buena red de contactos puede ser de gran utilidad”) como Unai, que nos cuenta que “entré al proceso de selección a través de la recomendación de uno de nuestros profesores”.

Casi el 80% de las posiciones no se terminan publicando, por lo que contar con una buena red de contactos puede ser de gran utilidad

Aplica siempre que encuentres algo interesante

En tus indagaciones por Linkedin, Infojobs, Monster, Jobandtalent y demás webs dedicadas a la empleabilidad, seguro que te has encontrado con ofertas interesantes que has terminado por dejar pasar porque no te veías suficientemente preparado. Lo de “esto es para muy pros, no me van a coger seguro” hay que desterrarlo, no hay nada que perder. Unai es de esta misma opinión: “Lo mejor es enfrentarse al mayor número de procesos de selección posibles. Si no tienes éxito, al menos sabrás dónde has fallado y dónde podrías haberlo hecho mejor”.

Sé puntual

La puntualidad es una característica muy desdeñada e infravalorada en el carácter español, pero, aunque seas la persona más impuntual del mundo, intenta por todos los medios llegar a tiempo a una entrevista de trabajo. O mejor, llega antes de tiempo. No importa si luego tienes que esperar media hora junto al surtidor de agua y la Nespresso, tú has cumplido.

El Nota

Normalidad en la vestimenta

Afortunadamente las startups no suelen tener un dress code muy restrictivo. Por lo tanto no hace falta que vayas a las entrevistas como si fueras el padrino de una boda… pero tampoco te presentes en plan El Nota de ‘El Gran Lebowski’. Daniel Martos nos lo explica de forma meridianamente clara: “personalmente creo que es mejor no ser muy extremista en la forma de vestir, con esto me refiero a que, sin dejar de ser uno mismo, no recomendaría a alguien ir ni muy informal (chanclas y bermudas) ni demasiado formal (traje y corbata)”.

Además Daniel nos da un tip muy interesante: “Hoy en día casi todas las startup tienen un web donde puedes ver fotos y/o videos del lugar de trabajo, con lo que con un mínimo de investigación te puedes hacer la idea”.

El CV tradicional no ha muerto

Hemos llegado en hora y vestidos adecuadamente… ¿y ahora qué? Pues entre nosotros y los entrevistadores (sobre todo si se trata de alguien del departamento de recursos humanos), encima de la mesa, tangible o metafórica, estará nuestro curriculum vitae. Los CVs espectaculares y llamativos (recordemos ese que era una lista de Spotify o aquel que era un emocionante vídeo de sus abuelos glosando sus virtudes, por ejemplo) se están poniendo muy de moda pero el CV tradicional y clásico está lejos de estar muerto… y menos mal, porque no todos tenemos la inventiva julioverniana de los ejemplos vistos anteriormente.

El CV debe ir acompañado de una carta de presentación y una carpeta de proyectos personales

¿Y cómo debe ser un CV para ser atractivo? Para Daniel Martos un curriculum tiene que ser “fácil de leer y tener tan sólo la información relevante”. Tan sencillo y, a veces, tan complicado. Además, Daniel asegura que el CV debe ir “acompañado de una carta de presentación” y una carpeta de proyectos personales. Pero vayamos poco a poco.

Carta de presentación

Eso de “carta de presentación” puede parecer algo antiguo, con olor a naftalina, pero lo cierto es que se sigue demandando en muchas ocasiones junto al curriculum y mejor que sea personalizada a una mera plantilla con los nombres y datos intercambiables. Que luego algún recruiter se harta de tanto copy&paste, te contesta de malas formas y se lía bien parda como sucedió hace algunos años con el director de El Cosmonauta y un candidato.

Buscando en la red puedes encontrar multitud de recursos para ayudarte en esta tarea que para muchos puede resultar muy ardua ya que no es fácil escribir, y menos todavía hacerlo sobre uno mismo.

Cuida tu marca personal

Pero no basta con un CV completo y una carta de presentación. Estamos bien inmersos ya en el siglo XXI y en un ámbito tan competitivo como las startups tecnológicas por lo que hay que moverse y crearse una buena marca personal.

Daniel Martos nos lo explica bien: “Los proyectos personales están cada vez más valorados. Ser el co-fundador de un proyecto más pequeño, colaborar en un blog o contribuir a la comunidad organizando eventos demuestra la capacidad de iniciativa de esa persona y eso es una habilidad que se va a revertir sobre la empresa”. No dudes por tanto en incluir en tu CV links a tu blog (siempre que venga al caso, si escribes sobre cine iraní o Gran Hermano, no hace falta), tu cuenta de Linkedin, tu cuenta de GitHub o a cualquier comunidad con la que colabores. Mal no te va a hacer nunca.

Vangaal

Siempre positivo, nunca negativo

A nadie le gusta la gente que está siempre quejándose, que es negativa, que resopla y pone mala cara siempre. Ni en la vida ni, por supuesto, en los procesos de selección. Nos cuenta Daniel Martos que “en el mundo startup creo que al final lo que importa es que la persona contratada pueda responder a la pregunta: ¿puedes ayudarme con el proyecto que tengo entre manos?”. Y claro, poner pegas y aportar visión negativa no es una buena manera de responder a esta pregunta.

No criticar

Si la negatividad no es plato de buen gusto, el exceso de crítica tampoco… a no ser que apliques a tertuliano del corazón o del fútbol (y no es el caso si estás aquí). De verdad, tu entrevistador no quiere verte echar sapos y culebras por la boca sobre tus ex-jefes, ex-compañeros, el presidente del gobierno o el entrenador del equipo rival.

Daniel Martos lo tiene claro: “No se debe entrar en el bucle de criticar a los demás, pues te puede acabar pasando factura. El mundo es muy pequeño y todo se acaba sabiendo”. Elude los temas peliagudos con diplomacia y una sonrisa, la positividad de la que hablábamos antes. No falla nunca.

Mentiroso

No mentir

Enlazado con lo anterior: no sólo no debes criticar, sino que tampoco debes mentir. Está claro que todo el mundo viste su CV con galas mejores de las que llevamos habitualmente pero eso es una cosa y mentir como bellacos, otra.

Un poco de cabeza: si no has abierto en tu vida Android Studio, no digas que dominas el desarrollo de apps Android; si no has trabajado en tal empresa, no hables de esa empresa. Las mentiras siempre salen a flote. Si eres un mentiroso nivel leyenda, el pastel se descubrirá cuando ya estés dentro pero lo normal es que te descubran durante el proceso y quedés fatal. Mejor no arriesgarse y ser todo lo sincero que se pueda.

Ve preparado para todo

Unai Esteibar nos habla de su proceso de selección: “El proceso de selección consistió primero en una entrevista telefónica, después un coding challenge y una última entrevista personal en las oficinas seguida de otro pequeño coding challenge allí mismo”.

Tienes que estar dispuesto a todo, entrevistas personales, pruebas técnicas, tests psicotécnicos...

Si entras en un proceso de selección con la intención verdadera de conseguir el puesto, tienes que estar dispuesto a todo (bueno, tampoco a todo, que esto no es ‘El Método’ tampoco): entrevistas personales, pruebas técnicas, tests psicotécnicos (aunque si te hacen el de Rorschach, puede ser algo raro)… lo que haga falta. Prepárate bien y sé proactivo.

 En Startup Job Guide

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos