Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Programadores españoles por el mundo: de Silicon Valley a Alemania

Programadores españoles por el mundo: de Silicon Valley a Alemania
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Concurso

La crisis en España dura ya desde 2008. Si hay un sector que ha vadeado estos eternos siete años de recesión y penuria es el de la informática en general y el desarrollo en particular. Sin embargo, hay desarrolladores que, de todas maneras, deciden hacer el petate y probar fortuna en empresas de fuera de nuestras fronteras en busca de mejores condiciones y nuevos horizontes profesionales.

Esta es la situación de Domingo Cividanes, desarrollador Ruby afincado en Alemania, y de Marta Fonda, emprendedora tecnológica sita en Silicon Valley. Con los dos hemos charlado y han contestado a nuestras preguntas. Reflexiones realmente interesantes que queremos compartir en este espacio.

Pregunta: ¿En qué país te encuentras trabajando actualmente?

Domingo: Alemania.

Marta: Ahora mismo estoy entre España y Estados Unidos. Mi socia, Milena Montesinos, y yo hemos montado una empresa en Stanford, CA, el corazón de Silicon Valley. Ella está allí ahora mismo y yo estoy de un lado para otro.

¿En qué empresa? ¿A qué se dedica?

D: Se trata de ePages, una empresa que se dedica a vender software de e-commerce tanto a grandes empresas de hosting como a cualquier persona que solicita su servicio.

Lo mejor de las startups en tan “early stage” es que te toca hacer de todo (y no bromeo)

M: La empresa se llama MINDLY. Es una plataforma de apoyo psicológico bajo demanda. Los usuarios pueden encontrar ahí a los mejores psicólogos especializados en distintas áreas. Además, queremos facilitar el acceso a los mismos y por ello, los psicólogos de MINDLY van a ti, dónde les necesites, en tu casa, en tu oficina, o incluso para dar un paseo por el parque. Por ahora estamos centrados en la zona de Silicon Valley, donde ha tenido una gran acogida.

Programadores Marta

¿Cúal es tu puesto?

D: Ruby developer.

M: Soy co-fundadora y responsable del producto dentro de la empresa.

¿En qué consiste tu día a día?

D: Mantengo y desarrollo nuevas herramientas para uso interno, así como aplicaciones que se integran directamente con las tiendas online de nuestros clientes.

M: Lo mejor de las startups en tan “early stage” es que te toca hacer de todo (y no bromeo). Tan pronto estoy montando la arquitectura de los servidores, como desarrollando la funcionalidad o el frontal de la web, como diseñando cada uno de los assets necesarios. En una startup es donde descubres realmente qué es eso de ser “full stack”. Además de mi trabajo como desarrolladora/diseñadora, soy la encargada de la definición del producto por el lado tecnológico, y por lo tanto la responsable de ello.

¿Cómo un español termina trabajando fuera de España?

D: Sin duda, el sector IT es el sector menos afectado por el paro. Debido a su continua expansión, la demanda de desarrolladores es más alta que nunca y eso facilita mucho encontrar trabajo fuera de España.

M: Supongo que podría decir que hay que estar en el momento idóneo en el lugar idóneo, pero en mi caso lo iba buscando desde hacía años. Quería encontrar un trabajo fuera de España (preferiblemente en Estados Unidos), pero en ningún momento me imaginé que fuese en Silicon Valley y creando mi propia empresa.

15730771076_6eeb71d4a6_o.jpg

¿Cómo encontraste este trabajo?

D: Tras terminar el bootcamp de Ironhack, su Career Support me sugirió varios empleos acorde a mis capacidades. Uno de ellos es mi actual puesto de trabajo.

La demanda de desarrolladores es más alta que nunca y eso facilita mucho encontrar trabajo fuera de España

M: Un amigo en común, Álvaro Sanmartin, ex-CEO de Floqq (que da la casualidad de que también era mi ex-jefe), tenía una amiga que estaba buscando a alguien apasionado por proyectos sociales y con experiencia en web, y me recomendó para el puesto. A los dos meses de empezar a trabajar con la que ahora es mi socia, estaba viviendo en Silicon Valley, trabajando en mi propia empresa desde un Venture Capital y conociendo a personas increíbles en el proceso.

¿En qué consistió el proceso de entrevistas?

D: Primeramente tuve una entrevista cara a cara con el CTO en la que explique por encima mi “background” y en la que comentó parte del código que tenía público en mi perfil de Github. Una semana después me enviaron un test técnico que consistía en una serie de ejercicios a resolver.

M: En mi caso el “proceso” fue un Skype, en el que Milena y yo hablamos de nuestros sueños y el proyecto que ella tenía en mente. Jamás olvidaré esa conversación. Desde el primer momento estábamos alineadas en todos los aspectos, incluso en la tecnología a usar.

¿Cuándo te diste cuenta que tu pasión era el código?

D: Desde pequeño me encantaban los ordenadores y sentía cierta curiosidad por cómo funcionaban las páginas web, así que seguí varios tutoriales en internet que me descubrieron una nueva pasión.

M: Estudié Ingeniería Informática y ADE en la universidad después de dedicar mi adolescencia a ganar algún dinero extra haciendo páginas web (estáticas, por supuesto), cosa que aprendí de forma totalmente autodidacta.

Cuando salí de la universidad, ya con mis dos carreras, me di cuenta de que lo más demandado en el mercado (y lo que más me gustaba), que era móvil y web, habían sido grandes ausentes en mi formación universitaria. Sólo me ofrecían becas, muy mal pagadas y en las grandes empresas me decían que no tenía experiencia suficiente, así que decidí intentar entrar en Ironhack.

La pasión por el código siempre ha estado en mí, aunque cuando yo era más joven, era bastante más difícil acceder a recursos como los que hoy tenemos para aprender a programar

Formé parte de la primera promoción y fue una de las mejores experiencias de mi vida. A los dos días de acabar Ironhack estaba trabajando en la startup española puntera en Ed-Tech, Floqq, como frontend developer, aunque a los pocos meses me hicieron Product Manager. Creo que la pasión por el código siempre ha estado en mí, aunque cuando yo era más joven, era bastante más difícil acceder a recursos como los que hoy tenemos para aprender a programar.

¿Te ha sido útil la formación que recibiste para poder alcanzar tu meta?

D: Para ser un buen desarrollador tienes que saber un poco sobre todo, así que tener una buena formación siempre ayuda el conocer complicado ecosistema IT.

M: Totalmente, incluso la de la universidad. Muchos piensan que no sirve para nada, pero gracias a esas asignaturas de gestión de proyectos, he liderado algunos bastante importantes que me han ayudado como profesional.

Ironhack fue definitivo para mí, puesto que si no hubiese aprendido lo que aprendí en esos dos meses, no hubiese sido capaz de montar mi propio MVP (Mínimo Producto Viable en Inglés) gracias al cual nos cogieron en el Venture Capital de Silicon Valley y con el que construimos nuestro propio producto.

5088541323_d4ab7877bf_o.jpg

¿Qué encuentras imprescindible para poder trabajar en una startup fuera de nuestras fronteras?

D: Los factores imprescindibles para cualquier desarrollador son sin lugar a dudas la curiosidad y ansia de conocimiento, pero a la hora de trabajar para una startup también debe haber un montón de motivación y afinidad con el producto.

M: Ganas. Sólo hace falta eso. He conocido a muchos desarrolladores internacionales en Silicon Valley, y a pesar de lo difícil que parece que es llegar allí sin ayuda lo han logrado, no es tan difícil como parece. Es verdad que trabajar en EE. UU. es más difícil que trabajar en cualquier otro sitio, pero mi caso y muchos otros son un ejemplo de que no es imposible.

¿Cómo se percibe el desarrollo de software de un país a otro?

M: Sinceramente, de forma muy distinta. En España eres un friki. No le des vueltas. Allí eres Dios, un unicornio, y no te digo ya si eres mujer… Aquí no se nos valora como se nos valora en otros países, y una consecuencia de esto, que ayuda a la fuga de cerebros, es el salario que percibimos aquí. Además hay cientos de ofertas de trabajo. Es verdad que se exige más nivel del que se pide aquí para los junior, pero creo que aunque aquí salimos de la carrera con muchos más conocimientos teóricos que los estudiantes americanos, el nivel práctico es mucho mejor allí.

Programadores Domingo

¿Qué diferencias de salario has notado entre España y el país donde estás?

D: La diferencia de salario es bastante notable, aunque éste también va acorde al nivel de vida del país.

La diferencia de salario (entre España y otros paises) es bastante notable.

M: El salario medio en España es de entre 24.000 y 30.000 euros, en Estados Unidos un junior no baja de $65.000. Y sí, la vida es más cara, pero os aseguro que es mejor salario proporcionalmente. No te digo nada si llegas a jefe de proyecto o CTO. Me gustaría saber cuantos CTOs en España llegan a cobrar $200.000 al año. Allí es algo normal. Y quiero pensar que el coste de vida entre un Junior ($65.000 - $80.000) es la misma que la de un CTO y están cobrando $120.000 más de media... es una auténtica locura. Sería grotesco que aquí un CTO cobrase $200.000, pero es denigrante que la mayoría de las empresas ofrezcan becas casi no remuneradas hasta que el desarrollador se convierte en casi senior y se da cuenta de que está cobrando una miseria, tiene 30 años y sigue viviendo en casa de sus padres.

¿Volverás a España? Si, no, ¿Por qué?

D: Todavía es pronto para tomar una decisión, de momento planeo quedarme un par de años donde estoy y luego ya decidiré sobre mi futuro.

M: Por ahora estoy entre España y Estados Unidos, pero a medio/largo plazo sé que mi sitio está en Estados Unidos. Tengo muchas razones, pero la más importante es la diferencia de mentalidad que existe. Van un paso por delante, y no porque sean más listos, más guapos o tengan más dinero, sino porque tienen ganas. Es una sociedad que lucha por estar ahí y no pone barreras al desarrollo.

Imagen | james j8246

Imagen | DeeMakMak

En Startup Job Guide

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos