Compartir
Publicidad

La silla de ruedas inteligente que mejorará la vida de millones de personas

La silla de ruedas inteligente que mejorará la vida de millones de personas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que en 1595 se inventara la primera silla de ruedas, muchos han sido los cambios y las mejoras introducidas. La primera en patentarse fue en 1869 y se calcula que solo en Estados Unidos hay más de 3,3 millones de personas que utilizan estos sistemas.

En España, el 8,5% de la población (3,8 millones) tiene algún tipo de discapacidad —los últimos datos son relativos a 2008, cuando el INE realizó la Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia), muchos de los cuales se valen de una silla de ruedas para poder desplazarse.

¿Cómo puede la tecnología hacer que este tipo de herramientas sean aún más útiles para sus usuarios? ¿Se puede aspirar a una unidad perfecta?

Un ideal ¿difícil de alcanzar?

Es complejo determinar cuáles son las características básicas que debe tener toda silla de ruedas si pensamos en la cantidad diversa de tipos de usuarios que tiene esta herramienta. “Cada persona tiene unas necesidades distintas y es muy difícil que un solo elemento se adapte igual a todo tipo de usuarios. Por eso hay infinidad de sillas de ruedas: para niños, mayores, con más o menos movilidad…”, explica Rubén Serrano, terapeuta ocupacional de la Asociación Profesional de Terapeuas Ocupacionales de la Comuniad de Madrid.

Hamburg Wheel

En cualquier caso, sí parece que se impone, por un lado, innovar con materiales cada vez más ligeros y, por otro, asistir a la silla de ruedas con algún tipo de mecanismo de propulsión, bien sea con motor o con otro tipo de tecnologías.

Aunque cada vez hay más sillas que permiten algún tipo de ajuste y personalización, en muchos casos hablamos de productos que se tienen que hacer a medida.

Evitar las consecuencias de estar todo el día sentado

Muchas personas con problemas de movilidad, que requieren el uso de sillas de ruedas motorizadas, tienen dificultades para completar las tareas básicas de maniobra durante sus actividades de la vida diaria.

Uno de los primeros avances fue la incorporación de un motor, pero eso añade nuevos retos, como el aumento de peso o duración de batería

Uno de los primeros avances que se incorporaron en las sillas de ruedas fueron los sistemas de motor. Además, cabe señalar que, en muchas ocasiones, estos accesorios conllevan otro tipo de retos asociados.

Más allá del aumento del precio (a día de hoy sigue siendo un coste muy elevado y, en España, “las prestaciones de la Seguridad Social no cubren este tipo de avances”, según Serrano), tecnológicamente hablando hay dos grandes retos. Por un lado, el aumento del peso de la silla de ruedas, algo que se intenta subsanar con materiales ligeros y con el propio desarrollo de la tecnología. Por otro lado, la duración de las baterías, aunque Rubén Serrano entiende que se asume esta contraparte como algo necesario en todo avance, de la misma manera que asumimos que a nuestro móvil también se le agote la batería.

Basketball Wheelchair

Algunos desarrollos se han centrado en paliar ciertas consecuencias que padecen las personas que tienen que estar largas horas sentadas en ellas. Así, el Hospital Nacional de Paraplégicos de Toledo (HNPT) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) pusieron en marcha PUMA (Pressure Ulcer Measurement and Actuation), un proyecto de investigación europeo que ha desarrollado un dispositivo portátil y no invasivo para la prevención y detección precoz del riesgo de formación de úlceras. Este sistema intenta evitar y revertir la aparición de estas lesiones en pacientes tetrapléjicos que pasan muchas horas en sillas de ruedas.

PUMA está compuesto por tres sistemas independientes que, combinados, permiten prevenir úlceras. Los tres elementos (un sistema de control postural de la silla de ruedas, un cojín con textiles inteligentes que mide presiones y un pantalón corto fabricado también con materiales inteligentes que permiten medir el estado de la piel y aplicar electro estimulación), de manera combinada, son capaces de detectar y eliminar el riesgo de la formación de úlceras, sugiriendo cambios de posturas al usuario de la silla de ruedas.

Tanto el cojín como el pantalón emiten información en tiempo real a un sistema informático incorporado en la silla que el usuario controla desde una aplicación en su móvil. Esta aplicación evalúa los datos y es capaz de identificar los riesgos posturales en cada situación.

Motorized Wheelchair

La vida puede ser más fácil

Rubén Serrano explica que el avance de las sillas de ruedas no debe perder de vista que ésta debe ajustarse a las medidas y necesidades de seguridad de cada usuario, que se pueda configurar al nivel de actividad funcional de cada uno de ellos para que sea lo más autónomo posible sin asumir riesgos de seguridad ni otro tipo de consecuencias de estar tanto tiempo sentado. “Incluso que se pueda corregir malas posturas que, en ocasiones, no son percibidas por los propios usuarios para evitar lesiones”.

En Estados Unidos también se investiga mucho sobre la aplicación de tecnologías de sistemas robóticos inteligentes para diseñar una silla de ruedas eléctrica inteligente. Algunas pruebas de usuarios muestran que estos avances reducen las colisiones en más de un 60%.

Tanto en Estados Unidos como en Europa hay varios proyectos para dotar de "inteligencia" a las sillas de ruedas

Por su parte, el proyecto de silla de ruedas inteligente del MIT (en desarrollo desde el año 2005), se centra en mejorar la vida de las personas que sufren algún tipo de discapacidad física que limita su movimiento. Frente a otras tecnologías que permiten a los parapléjicos mover sus sillas utilizando la respiración o los ojos, la propuesta del MIT incluye un equipo que ofrece un grado de inteligencia muy pionero.

La silla está equipada con Wi-Fi, está conectada con ordenador de a bordo, utiliza luz infrarroja, procesamiento de sensores y láser para escanear la posición y trazar su ruta alrededor de casi cualquier entorno de forma autónoma. Si no puede obtener el “mapa” de algún sitio concreto, el equipo tiene un algoritmo que puede hacer que el robot genere su propio mapa de la zona utilizando la información que recoge sobre su entorno físico.

Wheelchair Feet

La silla de ruedas del MIT también responde a comandos de voz, pudiendo utilizar esta información para ampliar su forma de moverse de forma autónoma.

En este proyecto trabajan disciplinas tan dispares como la robótica, el aprendizaje automático, reconocimiento de voz y diseños de interfaz de usuario.

Europa no se queda quieta

Aunque es cierto que todas las investigaciones que tienen el sello del MIT son prestigiosas por naturaleza, Europa no se quiere quedar atrás a la hora de poder aplicar la tecnología para mejorar la vida de las personas con una capacidad motora reducida.

De hecho, además de PUMA tambiém está en marcha un proyecto, Autonomy, que quiere dotar de más navegación autónoma en las sillas de ruedas. La Unión Europea busca validar y promover los resultados del proyecto y transferir y adaptar las tecnologías robóticas móviles utilizadas en la industria para el sector de los servicios sanitarios.

Wheelchair Hand

Así, la silla de ruedas utilizaría sensores avanzados y tecnologías de robótica móvil para tener una navegación autónoma. El sistema permitiría añadir a las sillas de ruedas eléctricas convencionales la funcionalidad necesaria para la navegación autónoma, pero de manera adaptada a los requisitos específicos de los usuarios.

Los resultados del proyecto serán evaluados a través de extensas pruebas en condiciones reales. El sistema está diseñado para ser modular con el fin de satisfacer las necesidades de los usuarios potenciales.

El resultado del proyecto podría convertirse en comercial en una etapa posterior como un accesorio de silla de ruedas para toda la gama de sillas de ruedas eléctricas.

El poder de las pequeñas cosas

Como vemos, todos los avances que se están haciendo en la materia tienen como objetivo hacer una silla de ruedas inteligente, segura y tecnológicamente avanzada, como un coche, dando a las personas con discapacidades graves o enfermedades debilitantes un nuevo nivel de movilidad y libertad.

Incluso siendo capaces de reconocer hasta las expresiones o los sonidos guturales de los usuarios, todos estos proyectos suelen emplear nuevas tecnologías de sensores y sistemas de control de lo que se ha venido a conocer como el Internet de las Cosas.

Wheelchair Student

Basta con incluir en diferentes productos los pequeños sensores, microprocesadores y el correspondiente software, como los de MediaTek, para añadir inteligencia a los productos y que resulten más versátiles y funcionales para sus usuarios.

Para que, como explicaba el terapuetua Rubén Serrano, la barrera de estos productos no sea el precio, estas sillas de ruedas pueden utilizar sensores asequibles y otros productos electrónicos cuyo coste ha caído en los últimos tiempos y que, incluso, se pueden incluir en sillas de ruedas estándar.

Muchos investigadores e ingenieros han estado trabajando en tecnologías avanzadas para re-imaginar la silla de ruedas. Hay sistemas robóticos que pueden ser programados para navegar alrededor de las casas o centros de salud. Algunos diseños se basan en las ondas cerebrales para controlar las sillas e incluyen brazos mecánicos sofisticados y las manos para agarrar objetos.

El Internet de las Cosas también es esto

Aunque aún quedan muchos obstáculos para despejar antes de que estos sistemas avanzados pueden pasar del laboratorio a la casa y los pasillos de las instalaciones de vida asistida, buena parte de la tecnología que hará posible esta silla de ruedas es la misma que hay en el Internet de las Cosas (IoT).

Sensores, robótica, textiles inteligentes o reconocimiento de voz son solo algunas de las tecnologías que se están incorporando en las silla de ruedas

MediaTek tiene el LinkIt Development Platform for RTOS, un paquete que incluye tanto las herramientas (de hardware y de software) como las APIs para utilizar en los dispositivos IoT.

Además, la compañía también ofrece en este paquete la formación necesaria para poder sacar el máximo partido de estos recursos tecnológicos, así como el soporte, tanto técnico como de negocio, para sacar adelante los proyectos que se tengan en mente.

Un buen ejemplo de cómo se pueden utilizar todos estos recursos para fabricar un nuevo dsipositivo es Seeed Studio, que ha construido el ReSpeaker, que permite añadir control por voz a cauqluier dispositivo de la casa. Este producto está basado en el SoC MT7688.

De esta forma, MediaTek brinda la oportunidad de tener los recursos técnicos necesarios para que algunos de los equipos IoT más innovadores que podamos imaginar puedan llegar a ser una realidad más pronto que tarde y que todos los usuarios puedan beneficiarse del avance de las tecnologías.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos