Compartir
Publicidad

Las categorías profesionales pueden llegar a ser una distracción para programar

Las categorías profesionales pueden llegar a ser una distracción para programar
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones existen empresas que tienen una jerarquía y un establecimiento de categorías y funciones muy clara y detallada. En este tipo de empresas se suele cobrar en función precisamente de esa categoría. Es tan fuerte este establecimiento que muchas veces cuando presentan a tus compañeros o hablan de alguien lo primero que se dice es precisamente si es programador junior, senior, analista, consultor, jefe, etc.

A largo plazo muchas de estas categorías pueden convertirse en una distracción para programar. Tener objetivos e inquietudes es interesante para poder sentirse que se avanza esforzandose. Sin embargo, detrás de esta política de empresa se encuentran problemas añadidos que al final afectan a los productos que se desarrollan y se puede llegar a un estado en el que se piensa más en ascender que en desarrollar software.

El reto de salir del sueldo más bajo

Esta jerarquía puede ser muy motivadora al principio por ver que se puede tener un largo recorrido en la empresa. De hecho, las empresas utilizan esta treta para motivarte más. “Inicialmente te tenemos que contratar como programador junior porque todo el mundo tiene que entrar igual y se te irán haciendo revisiones y ascensos de categoría conforme vayas demostrando tu valía. Con lo que sabes ¡seguro que conseguirás ascender pronto!”.

Dicho así y con una sonrisa del entrevistador, todo suena muy bien. Finalmente aceptas el trabajo. Entonces piensas: “Después de todo, pasar unos meses como junior no puede ser tan malo”. Si lees detenidamente lo que acabas de pensar, tu subconsciente te está ya clasificando y te fijas sin querer que lo importante es salir de esa categoría.

El monotema de las categorías

Cuando empiezas a conocer a tus compañeros te vas dando cuenta que las categorías son mucho más importantes de lo que pensabas. Cuando a Fulanito lo han ascendido se convierte en la noticia de los pasillos. Menganito va contando todo enfadado que le habían prometido ascenderle pero luego le dijeron que no había dinero.

Cuando lo que importa no es lo que sabes, sino tu categoría

Pero en la parte técnica también es dramática. Pedrito lleva 5 años en un proyecto en .NET hasta llevar a la categoría de Jefe de Proyecto. Es un crack del .NET. Como ese proyecto se ha cancelado, no saben donde colocarlo porque aunque sabe programar y es muy bueno, ningún otro proyecto de .NET precisa a alguien de la categoría de Jefe de Proyecto.

Finalmente ha surgido en otro sitio un proyecto de Java así que, aunque Pedrito es un crack en .NET, lo han asignado allí para llevar a 4 chavales. ¿De que va a ser responsable si nunca ha abierto Netbeans/Eclipse?. La respuesta de dirección es: “No te preocupes. Para ser jefe de equipo no hace falta programar.”. Entonces Pedrito afirma “¡Bueno!. Mejor esto que no tener nada.”

La formación de grupos de amigos … por categoría

Otra consecuencia de esta política de empresa es la formación de grupitos. Las comparaciones son odiosas y categorizar a las personas permiten hacer comparaciones sangrantes. Pero también hay grupitos para criticar el nivel técnico de personas de categoría superior. Después de todo, lo importante para ascender es demostrar lo que valgo y para ello lo mejor es hablar de lo que se hacer y lo torpe que es otro compañero de categoría superior que puede ser mi rival. Entonces se suelen formar afinaciones según categoría o perfil para tratar y criticar a otros compañeros.

Cuando pretendes cobrar lo que te corresponde

La parte más frustrante es cuando después de pasar meses o incluso un año trabajando por un sueldo de junior te dicen que no es posible ascender de categoría. Que tienes que esperar un poco más a que haya alguna vacante de la categoría prometida.

Paracaidismo o enchufes

Curiosamente, a la siguiente semana contratan a alguien por encima de tu categoria que es hijo de un director de la empresa … ¿No entraba todo el mundo igual?. También toca la motivación del personal que contraten personas recientes con categorías superiores a tí. Seguramente sean un crack en lo que saben y han tenido que negociar duro para poderle contratar. No es que no se lo merezca, pero cuando la categoría llega a ser la primera de las prioridades, el llamado “paracaidismo“ está muy mal visto.

Conclusión

Con todo ello, has pasado más del 20% de tu tiempo distraido y pensando en la categoría profesional que tienes como el objetivo más importante de tu trabajo. Además si no consigues lo prometido puede llegar al 50%, incluso que se llegue a la circunstancia en el que te de igual como este el código fuente o los proyectos. Esta distracción puede mermar enormemente en todo tipo de trabajos intelectuales y de concentración y como consecuencia a tu productividad.

A veces en ciertas empresas me gustaría escuchar alguna vez que te motivasen así: “Si trabajas bien y creas un producto de valor, fácil de mantener y sea estable, por una parte vivirás más tranquilo ya que será un producto bien hecho y, por otra parte, si tiene valor conseguiremos vender más licencias y tendrás un trabajo más estable”.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos