Síguenos

Visual Studio 11 Beta

En la convención mundial de movilidad en Barcelona, de la cual nos han informado los compañeros de Xataka de manera impecable, se ha presentado la nueva versión de prueba del Windows8.

Al mismo tiempo, pero desde el otro lado del Atlántico se publicó el IDE de desarrollo Visual Studio 11 Beta, con su remodelación de estilo gráfico (Metro) y un montón de novedades que se están publicando a diestro y siniestro por toda la Red.

En este artículo, sin embargo, quiero compartir opiniones, más que detalles técnicos, sobre ambos productos. Aunque, eso sí, mucho más relacionadas con el Visual Studio y la programación.

Instalaciones


Como buen ansioso, la primera descarga la realice sobre la máquina de desarrollo de la oficina a los pocos minutos de ser publicada. Así, mientras estaba haciendo las labores propias del día a día, comprobaba un poco fastidiado lo lenta y tediosa que es la instalación en un Windows 7. Y que me obligo, al menos, a un reinicio.

En cambio, en cuanto llegué a casa me instalé el Windows 8 Consumer Preview y, mientras encontraba las mil y una diferencias y mejoras con la versión Developer Preview (la anterior) comprobé que en el nuevo sistema operativo la instalación del Visual Studio 11 Beta ha sido mucho más rápida y sin reinicios. Se nota mucho que la integración con el SO es muy profunda.

Entonces, para definir el entorno de trabajo, las pruebas y conclusiones a las que estoy llegando en estos primeros días están realizadas sobre un Windows 8 CP, Visual Studio 11 Beta y Team Foundation Service.

También he aprovechado la ocasión y me he puesto la versión beta de Resharper 7 para VS11 beta, una herramienta de refactorización que me parece imprescindible (gratis en esta versión beta), y a la cual le quiero dedicar un artículo más adelante. Por eso, alguna pantalla no es exactamente igual a la versión limpia descargada desde Microsoft.

Aventuras y Desventuras


Barra de iconos de VS11 Beta

Al iniciarse la descarga e instalación hubo algo que me encantó. Estaba ante una aplicación con un feeling muy parecido a las aplicaciones de mi Windows Phone. Con esas bolitas del cargador y el movimiento lateral de las pantallas.

Cuando entré en el Visual Studio 11 Beta por primera vez, me llevé el chasco que seguía ante el paradigma del escritorio de ventanas.

Entiendo que un cambio de paradigma de interfaz en un software tan complejo como un IDE de programación no es algo trivial, pero me sabe a poco que a primera vista el cambio sea un rediseño de la tipografía y de lo iconos. Ahora estos son mucho más pequeños, han perdido sus colores para pintarse en blanco y tonos de gris, y son mucho menos legibles e intuitivos.

Dejan mucho más espacio para lo importante, el código; pero aún estoy en el proceso de entender qué demonios significa cada icono. Lo cual lo consigo más porque son los mismos que antes pero con otra forma, que no tanto porque haya muchos nuevos. De hecho, aún no me he encontrado ninguno del cual esté seguro que no lo tenía en VS2010.

Es curioso que ahora mismo solamente dan una nota de color los iconos del Team Explorer indicando si un archivo está abierto o no, por el candado en azul. O si hay que subirlo, con su símbolo de más en amarillo. Y el trabajazo que le espera a los desarrolladores de ReSharper para que sus iconos no desentonen con los nuevos colores.

Señalando fallos, no olvidemos que es una Beta, es que volvemos a las famosas “pausas autistas” del antiguo Visual Studio 2008. Estás trabajando tan tranquilo y, de repente, se engancha el IDE, se pone la pantalla en blanco, el ratón en modo pensando y tu como un tonto sin poder entender cuál ha sido la causa para que el VS se quede idem. Puede llegar a ser desesperante.

Por el lado bueno, viniendo de VS2010, es el soporte natural a HTML5. Por defecto todos los proyectos Web utilizan esta versión del lenguaje de marcado. Y el intellisense no solamente nos indica las nuevas etiquetas, sino que también nos ofrece las antiguas pero indicándonos que se han quedado obsoletas y desde qué versión.

Sobre CSS, el gestor es exactamente igual que antes. Pero con más capacidades relacionadas con el estándar (o futuro estándar) CSS3.

También es muy útil una nueva ayuda que ya estaba en el VS11 Developer Preview. Si sitúo el ratón encima de una imagen, veo una vista previa de la misma. Esto se ha echado siempre de menos cuando se está trabajando en un proyecto con un número importante de gráficos.

En líneas generales, después de un rato probando cosillas, es encontrarme con un viejo conocido: el vs11 Developer Preview. Pero con una cara rara y mucho más pesado de movimientos.

Licencia de desarrollo


Aplicaciones MetroStyle

La más desagradable sorpresa me la he llevado cuando he seleccionado la creación de un nuevo proyecto en Metro Style, y Visual Studio me ha notificado que debía de aceptar las condiciones de uso de una licencia de desarrollo para poder crear aplicaciones de este estilo, es decir para Windows8 Metro. O más sencillo aún, para aplicaciones orientadas a ser manejadas en una tableta o dispositivo gestual.

Además la fecha de caducidad de la licencia de desarrollo es Abril de este año, poco más de mes y medio.

Esto implica dos cosas que me han causado mucha desazón.

Uno, me parece erróneo que Microsoft siga los pasos de Apple con lo de querer cobrar a los desarrolladores por realizar su trabajo. Ya cuesta muchísimo hacer un producto como para que el fabricante del sistema operativo, o del lenguaje, quiera sacarle tajada a costa de tus beneficios (si los hubiese) y que, además se arrogue el derecho de decidir quién y a qué coste tiene licencia para hacer aplicaciones informáticas.

Ambas compañías se olvidan que la absoluta libertad de los desarrolladores y compañías de desarrollo en decidir cuándo, cómo, a cuanto y para quién realizar software, ha sido la base de nuestra actual Sociedad de la Información y de su gran éxito.

Dos, no leí la licencia con detenimiento, pero sí que se oye que va a ocurrir igual que con Apple Store: o vendo/compro software en donde me obligue Microsoft, o no voy a poder instalarlo en mi equipo. Es decir, si me compro un Tablet y quiero ponerle mi lector de feed que me he hecho por las tardes, no puedo a menos que pague por subirlo al Market para pagarle a Microsoft para instalarlo. Y eso es una auténtica barbaridad, que es normal y aceptado en el entorno de Apple, pero que no debiera reproducirse en los sistemas Windows.

Lo cual ha significado que, inmediatamente, me he olvidado de las aplicaciones Metro y me he puesto a probar el VS11 n un proyecto Web en C# MVC 4.0. Y que me atrevo a opinar que las aplicaciones Metro Style se van a quedar en un nicho de mercado o van a ser los dispositivos más “crackeados” para poder instalarle lo que al dueño del mismo le dé la realísima gana.

Si a Steve Jobs (bueno a los que mandaba) o a Bill Gates, les hubieran cobrado una licencia de desarrollo y les hubieran obligado a vender por un Market, ni Apple ni Microsoft existirían actualmente.

Conclusiones


El término Beta le queda bastante pequeño a este producto tan avanzado. Quitando los “lapsus” que desesperan, se puede trabajar sin mayores problemas en el ecosistema al completo.

Técnica, visual y funcionalmente las ventajas en comparación con el Visual Studio 2010 no son tan grandes como las de este con el VS2008, pero sí que hay adelantos potentes en la plataforma .NET 4.5.

Windows 8 es otro paso más hacia, para mí, el mejor SO. Aunque me preocupa mucho todo el tema de Metro y las licencias de desarrollo.

Solo queda recomendarte que te bajes Windows 8, Visual Studio 11 y que los pruebes para sacar tus propias conclusiones.

Páginas de descarga | Windows 8 Consumer Preview, Visual Studio 11 Beta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios