Síguenos

Freelancing

Trabajar por cuenta propia es, como mínimo, una experiencia realizadora. Eso sí, nadie que yo conozca te dirá que es sencillo. Evidentemente es mucho más cómodo trabajar en un horario impuesto y en unas tareas designadas por otros.

Tendrás que prepararte, entre otras cosas, para realizar ciertas tareas que no están directamente relacionadas con el desarrollo en sí mismo, tales como la búsqueda de clientes, la gestión y seguimiento de pago de las facturas, algo de contabilidad, y otras actividades con las que deberás lidiar te guste o no.

En este artículo voy a tratar de ofreceros algunos consejos personales que recomendaría seguir a cualquiera que desee aventurarse a entrar en el mundo del freelancing.

Ponte un horario y cúmplelo

Como en cualquier otro trabajo, necesitarás invertir un determinado número de horas para obtener un beneficio económico suficiente. Si persigues obtener una vida personal plenamente compatible con tu trabajo, el fijar un máximo número de horas que dedicarás a tu vida profesional es casi indispensable. Ponte un horario laboral, e intenta cumplirlo a rajatabla.

Contrata a un asesor fiscal y contable desde el principio

Parece una tontería, pero aún hay muchos profesionales que intentan llevar todo el papeleo ellos mismos desde el principio. En mi opinión, bastantes cosas has de tener en cuenta ya durante el día, y en especial las primeras semanas, como para entretenerte con la gestión contable de tu actividad. Es mejor contar con un experto que, además de asesorarte, te descargará de esta pesada tarea y te permitirá dedicar todo tu tiempo a lo que verdaderamente te gusta.

En casi todas las incubadoras de empresas u organismos dedicados al fomento del autoempleo, encontrarás ofertas de servicios de este tipo a un precio más que razonable para alguien que empieza (a veces incluso te lo ofrecen de forma gratuita durante un tiempo). Visita la Cámara de Comercio de tu zona e infórmate bien.

Dedica algo del tiempo a reciclarte

Es normal que, especialmente cuando comenzamos con nuestros primeros proyectos, dediquemos casi todo el tiempo a ellos, y casi nada a nostros mismos. Pero esto es un error. El mundo de la programación está en constante cambio, y no puedes permitirte el lujo de quedarte atrás. Asigna un tiempo fijo a la semana que dedicarás a tu propia formación, y respétalo como si de otro proyecto se tratase. Piensa en cuáles son tus puntos débiles, qué temas te gustaría reforzar, y ve a por ellos. Cómprate libros sobre otros lenguajes de programación, patrones de diseño, algoritmos, emprender, y básicamente cualquier tema que te resulte interesante y que pueda estar relacionado directamente con tu trabajo.

Aprovecha las redes de contacto

Es hora de anunciar tus cualidades al mundo. Crea un perfil en LinkedIn, Xing u otras redes de contacto profesional, agrega a todo aquel que conozcas, e intenta completar tu currículum lo más detalladamente que te sea posible en ellos. Busca también aquellos grupos relacionados con tus conocimientos, y únete a ellos.

No te olvides tampoco de solicitar recomendaciones por parte de aquellas personas con las que has trabajado anteriormente. Personalmente, la vía que ha abierto más posibilidades de negocio en mi caso ha sido siempre el boca a boca. Busca la excelencia en tu trabajo, y luego haz que los demás hablen de ella por ti.

Por último, date de alta también en redes o listas de correo más especializadas, que tengan que ver con la actividad que normalmente desarrollas. Muchas empresas van en busca de profesionales independientes en estas redes. Prepara una carta de presentación completa sobre ti, y envíala personalizándola un poco a cada una de las empresas en cuyas ofertas crees que encajarías bien.

Busca trabajo en las redes de freelancers

Si te encuentras en una época de poco trabajo, y aún no quieres darte unas vacaciones, visita las redes de freelancers en busca de actividades que puedas desarrollar. Seguramente no sean las mejor pagadas, pero si te ves apurado, siempre puedes recurrir a ellas para obtener algo de liquidez y darte a conocer aún más.

De entre las más conocidas, podemos encontrar oDesk, Freelancer, o Trabajo freelance.

Foto | Flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios