Sigue a Genbetadev

Entrevistas de trabajo para desarrolladores de software

A pesar de la crisis financiera una de las áreas donde todavía siguen existiendo muchas ofertas de empleo y buenas oportunidades es el sector TIC. Esto es especialmente cierto en el caso de los puestos relacionados con el desarrollo de software en general y de los programadores en particular.

Este es el primero de una serie de posts que tratarán de mostrar los errores y aciertos más comunes a la hora de abordar una entrevista de trabajo como programador. Y es que hay cuestiones que, aunque parecen evidentes, mucha gente olvida a la hora de afrontar las entrevistas. Por supuesto, no son todos los que están, ni están todos los que son. Con esto quiero decir que obviamente mi punto de vista es muy personal y puede que no estés de acuerdo con algunas apreciaciones o que eches en falta otras. Sin embargo estos consejos son fruto de mi experiencia seleccionando personal técnico durante los últimos 13 años, por lo que estoy seguro de que pueden servir de ayuda a muchas personas.

¿Te da igual trabajar en una mina que en una boutique?

La pregunta puede parecer una exageración, pero es sorprendente la cantidad de personas a las que parece no importarle la diferencia.

Uno de los pasos más importantes a la hora de asistir a una entrevista de trabajo es informarse mínimamente sobre la empresa que vamos a visitar: a qué se dedican, qué productos desarrollan, quiénes son sus clientes, cómo se organizan… Toda esta información está disponible en la Web de la empresa. Y si no la encuentras allí probablemente es que quizá no te interesa a ti trabajar para ellos. Al igual que una empresa no quiere contratrar a cualquier programador, a ti tampoco debería valerte cualquier empresa. Salvo en casos de desesperación, claro está. Así que ya sabes: antes de ir a la entrevista sumérgete bien en su Web.

No hay nada más molesto para un entrevistador que hablar con alguien que no se haya preocupado siquiera de saber en dónde se mete. La sensación que se obtiene es la de estar hablando con un mercenario, alguien a quien no le importa nada más allá de que le paguen bien por sus servicios. Y hoy en día lo que generalmente se busca es compromiso y continuidad en la empresa. Salvo que vayas a trabajar para la típica empresa de “body shopping”, las empresas normales buscan a alguien que se vaya a quedar una buena temporada. No compensa incorporar a alguien al equipo e invertir tiempo en su adaptación, formación, etc… para que se marchen a los 6 meses.

Este es uno de los motivos por los que muchos cambios de empresa en poco tiempo hacen un flaco favor en un curriculum. Cualquier estancia inferior a un año en una empresa hace saltar las alarmas y te van a pedir explicaciones. Pero esto es tema para otro artículo…
Entrevistas de trabajo para programadores

Are you talking to me…

Otra información útil que puedes utilizar a tu favor es el nombre de tu entrevistador (si lo sabes) o el de los directivos de la organización. En la web de la empresa muchas veces existe un perfil de estas personas, o quizá usando un buscador o LinkedIn puedas averiguar algún dato interesante sobre ellos. Conocer su formación, su edad o su experiencia profesional pueden darte mucha ventaja a la hora de prever qué preguntas te pueden hacer o por qué derroteros va a transcurrir la entrevista.

No es lo mismo hablar con alguien técnico o con un pasado técnico (aunque ahora se dedique a la gestión) que con un profesional de recursos humanos. Muchas veces, sobre todo en PYMEs, el perfil de los fundadores se refleja y se difunde en toda la empresa, así que también es importante conocerlo.

Piensa en qué clase de personas te vas a encontrar y, en función de ello, qué tipo de preguntas te pueden hacer y trata de anticiparte.

La logística del evento

Una última cosa previa a la entrevista: asegúrate de tener claro cómo se llega al sitio, cuánto te llevará llegar allí y si será fácil encontrar aparcamiento. Ten en cuenta también el tráfico que suele haber a esas horas. Parece obvio pero luego la experiencia demuestra que no lo es tanto.

Llegar tarde a una entrevista de trabajo causa muy mala impresión, así que sal con tiempo suficiente y llega con al menos 15 minutos de antelación. Ten en cuenta que en algunos sitios hay recepcionistas que te entretendrán unos minutos pidiéndote los datos y haciéndote una tarjea de seguridad, lo que te retrasará al menos 5 minutos si no hay cola.

Y si al final te sobra el tiempo tómate un café tranquilamente en la cafetería de al lado mientras repasas el curriculum. Tampoco conviene llegar antes de la hora.

En resumen

Muchas veces no se le da importancia a la labor previa a una entrevista, y nos centramos en hacerla bien una vez estamos allí. Sin embargo, como en casi todo, una buena preparación previa es fundamental y hará que el resultado sea mucho mejor. Procura no descuidar este aspecto. Es algo tedioso pero hacerlo bien es llevar medio camino andado, así que no lo subestimes.

En próximos artículos analizaremos otros aspectos de las entrevistas de trabajo, una vez que ya hemos llegado a la entrevista.


Avatar de José Manuel Alarcón

José Manuel Alarcón es director de campusMVP.com, especialistas en formación on-line para desarrolladores.

Es autor de varios libros y desde mediados de los años 90 ha escrito cientos de artículos para las principales revistas del sector como PC World, Windows TI Magazine, etc…

Puedes seguirlo en Twitter: @jm_alarcon


Fotos | Socialisbetter, 4yas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios